En España existen en torno a un millón de piscinas particulares y se estima que más de 72.200 necesitarían ser reformadas en el próximo lustro.

Una nueva oportunidad de negocio se abre para un sector que ha visto cómo la construcción de nuevas piscinas menguaba durante la crisis.

“El mercado está dando paso a la reforma y renovación.

El parque tiene una media de 18 años y un nivel de equipamiento muy pequeño. Solo una cuarta parte ha sufrido algún tipo de reforma”, según el último estudio, del año 2016, de

la Asociación Española de Profesionales del Sector Piscina (Asofap).

El sector cree que la “mejora y automatización del equipamiento, así como la domótica y las nuevas tecnologías, serán un factor clave para la fidelización y externalización de los servicios de mantenimiento que, actualmente,

realizan los propios dueños (el 70% de los hogares)”. El presupuesto de la reparación de una piscina puede ir desde los 8.000 hasta los 16.000 euros.